IGNACIO ESCOBAR

Partiendo de la convicción de que la realidad es infinitamente más rica, hermosa y libre que mi imaginación o personalidad artísticas y de que, en cualquier caso, es digna de ser representada por sí misma y sin necesidad de aderezos, intento amoldarme a ella todo lo que puedo, teniendo como límites la sensibilidad, la vista, la capacidad técnica y el grosor de los pinceles.

De esta forma, y siempre pintando del natural,  procuro, lo primero, conseguir una representación tan fiel como me sea posible de lo que estoy viendo; como si fuera un amanuense, al dictado de la mirada, sin exagerar ni ocultar, quitar o añadir nada, al menos conscientemente; lo segundo, dejar testimonio de mi capacidad o incapacidad en esta empresa, de tal manera que tanto los aciertos como los errores aparezcan igualmente tal y como son, sin haberlos exagerado ni ocultado.

A partir de estas dos premisas tan sencillas la obra crece con mayor o menor torpeza, pero siempre por su cuenta. 

                                                                                  

                                                                                  Ignacio Escobar

OBRAS